El lenguaje del tango

The language of tangoQuien haya prestado atención a la letra del tango, seguro más de una palabra le sonará rara o no conocerá su significado. Esto se debe a que el tango tiene su lenguaje único, el argot conocido como lunfardo. Esta forma de hablar mezcla el castellano con palabras de orígenes tan distintos como pueden ser lenguas africanas, el indígena quechua, el italiano, el hebreo, gallego, calé, francés, etc.

El lunfardo, al igual que el tango, nació a las orillas del Río de la Plata y en sus comienzos era utilizado únicamente por personas de clase baja y ladrones. De hecho, se han encontrado escritos del siglo XIX en los que lunfardo aparece como sinónimo de ladrón. Por lo tanto, este argot fue también perseguido y hubo momentos en la historia en los que casi desaparece del lenguaje rioplatense, como durante las dictaduras argentinas del siglo XX, que incluso obligaron a los compositores a reescribir letras de tangos que tuvieran palabras en este argot.

Hoy en día, diversas expresiones totalmente lunfardas son utilizadas indistintamente en Buenos Aires, Rosario, Montevideo, etc., aunque se puede decir que en general, en Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú y Chile se utilizan frases de este argot. Palabras como “gil”, “pibe”, “chamullar”, “pucho”, “laburar”, “quilombo”, etc., se escuchan día a día en el habla de estos países. Sin embargo, también hay muchas palabras que cayeron en desuso con el tiempo, pero gracias a las letras de los tangos más antiguos, estarán siempre presentes aunque no se utilicen en el día a día.

Esto demuestra la tremenda influencia que el tango ha dejado a su paso en la cultura argentina y uruguaya. Desde el año 2000, el 5 de septiembre es considerado en Argentina como el Día del Lunfardo, el cual según expertos tiene alrededor de 6,000 palabras que continúan utilizándose.